Cómo elegir una caja registradora para una tienda

En cuanto tu negocio empiece a tener una mínima actividad, necesitarás comprar una caja registradora para una tienda y poder llevar el registro de las ventas con precisión.

Dependiendo de su sofisticación, las cajas registradoras para tiendas pueden costar desde poco más de cien euros, hasta varias centenas. En este artículo, queremos ayudarte a elegir una caja registradora para una tienda que solucione tus problemas sin dañar demasiado tu bolsillo.

Pero antes de empezar, ¿has pensado en aprovechar las ventajas de internet y los smartphones y ahorrar el dinero de comprar una caja registradora?

Elementary POS te ofrece la posibilidad de tener una caja registradora gratis. Solo necesitas tu smartphone con conexión a internet y descargar la app. Las ventajas son importantes:

  • No ocupa espacio.
  • Puedes convertir cada smartphone o tableta en una caja registradora.
  • Uso sencillo e intuitivo.
  • No necesitas programarla.
  • Disponible en español.
  • Permite imprimir tickets.
  • Y además, ¡ES GRATIS!

Pero si de todos modos prefieres comprar una, aquí te damos las claves sobre cómo elegir una caja registradora.

¿Merece la pena una caja registradora para una tienda?

Se trata de una herramienta muy útil que agiliza dos actividades fundamentales para cualquier negocio: la venta en sí y la gestión de stock.

En cuanto un negocio comienza a tener un poco de actividad, los clientes empiezan a amontonarse en la cola de pago. La caja registradora realiza las sumas y multiplicaciones necesarias para calcular el precio final en décimas de segundo y genera un ticket en pocos segundos.

Tener una caja registradora para una tienda no solo merece la pena, sino que resulta necesario, si se quiere ofrecer un servicio rápido y dar una imagen profesional.

¿Qué tipos de cajas registradoras hay?

Caja registradora simple

Es la caja registradora de toda la vida. Tiene una pequeña pantalla donde se ve la cantidad total a pagar y puede emitir recibos. Por supuesto, incorpora un cajón con llave para guardar el dinero.

Básicamente es una calculadora con funciones extra.

Caja registradora con gestión de stock

Este tipo de caja registradora se puede conectar a un ordenador para que cada vez que vendamos una unidad de producto se descuente de la cantidad inventariada. Esta funcionalidad es muy útil para la gestión de stock.

Caja registradora táctil

La pantalla táctil hace que su uso sea incluso más sencillo. Permiten configurar la pantalla para que en ella aparezcan los productos más populares con una imagen, de modo que el dependiente no tiene que aprender los códigos.

¿Qué tener en cuenta para elegir una caja registradora?

Para elegir una caja registradora para una tienda puedes tener en cuenta diversos factores:

Tamaño

Hay que asumir que una caja registradora para una tienda es un mamotreto considerable. Irremediablemente ocupará buena parte de tu mostrador, pero las hay de diferentes tamaños y será uno de los factores que querrás tener en cuenta. Ya sabes: suficientemente grande para que te dé servicio, pero no mayor de lo necesario.

Respecto a sus características físicas, fíjate también en que la distribución del cajón sea adecuada para poder separar monedas y billetes.

Software y funciones

En la actualidad, si quieres llevar la gestión de stock de forma automatizada, lo mejor es optar por una caja registradora TPV.

Aparte de la gestión automática, ofrece ventajas como aplicar los impuestos a los productos de forma automática para que aparezcan en el recibo y no necesitas introducir los precios más que la primera vez cuando das de alta el producto en tu inventario.

Facilidad de uso

Especialmente importante si tienes empleados porque, seamos realistas, los trabajadores no tienen el mismo cuidado que el dueño al hacer las cosas y sin que esto quiera decir que son unos irresponsables, lo cual sería una falsedad, es cierto que conviene facilitarles la vida para que todo fluya cuando la actividad se anima.

Fíjate también en cómo se recarga el papel de la impresora, ya que el rollo suele terminarse en el peor momento y es recomendable que la persona que esté atendiendo pueda hacer el cambio en pocos segundos.

Diseño

Es importante que la caja registradora no eche a perder la decoración de tu tienda.

Si estás dispuesto a pagarlo, existen cajas registradoras con diseños elegantes. Otra alternativa es que uses nuestro sistema POS caja registradora para lo que no necesitarás ninguna máquina, ya que lo podrás hacer todo desde tu teléfono.

Métodos de pago compatibles

Si optas por la versión caja registradora TPV, te interesa una que sea capaz de aceptar los métodos de pagos más habituales en tu localidad. Por supuesto, las tarjetas de crédito son una cuestión casi obligada.

Accesorios

Lectores de código de barras, utensilio para quitar los imanes que hacen saltar las alarmas, impresora para los tickets, detector de billetes falsos… dependerá de tu tienda, su tamaño y la complejidad de tu negocio.

En la mayoría de los casos, no necesitarás muchos accesorios, pero es importante que pienses bien cuáles necesitas para que elijas la caja registradora correcta para tu tienda.

Conclusión

No existe una respuesta universal a cómo elegir una caja registradora para una tienda. Cada negocio tiene unas necesidades ligeramente diferentes, así que lo más importante al elegir es pensar qué necesitamos exactamente.

La buena noticia es que los softwares son muy configurables y pagando un poco más se pueden conseguir maravillas. Si estás empezando y de momento necesitas una solución sencilla, echa un vistazo a Elementary POS, puedes empezar gratis, es escalable para cuando tu tienda crezca y la mejoramos continuamente.